El mundo es ancho y ajeno —mis pensamientos

—Mea maximus culpa—olvidé empujar ‘Post’ anoche…

Así que estoy cerca del punto de mitad de El mundo es ancho y ajeno, varias cosas me han llamado la atención.

Algo que Jean Franco escribió, en su libro An Introduction to Spanish American Literature ha resonado conmigo a lo largo de la lectura de El mundo es ancho y ajeno hasta ahora. Escribe que en el canon de la novela indianista que “it has been written entirely by non-Indians” y que “realism was an instrument of achieving accuracy” (242). Si el corpus de este género ha estado compuesto por no-indios, ¿cómo es el realismo un instrumento de la exactitud? Los autores, ambos Icaza y Alegria, llenan sus narrativas con su noción percibida de los indígenas y las actitudes del noindios hasta los indios. En Huasipungo, eran menos venerados que el ganado, lo que francamente hizo gatear mi piel. Y en El mundo, mientras lo he disfrutado hasta ahora, todavía hay un autor noindígena que nos proporciona un punto de vista indígena.

Como alguien que ha sido marginado toda su vida por ser gay, y habiendo vivido en las calles de Toronto como un joven gay, he experimentado marginación. Todos los que han sido marginados tienen una historia única que contar. Lo que siempre me ha molestado es cuando las heterosexuales cuentan historias de las experiencias gay, por ejemplo, lo seguro que es para las personas LGBT en Vancouver (¿cómo lo sabrían?), o cuando las personas hablan de las situaciones difíciles y las necesidades de los sin techo, cuando no tienen ninguna idea de cómo es. Claro, están bien intencionados en su apoyo a la comunidad LGBT o de las personas sin hogar, pero a menudo hay falta de autenticidad. A menos que se haya experimentado la falta de vivienda o se haya experimentado homofobia, ¿cómo se sabría lo que es experimentarla? Después de leer la selección anterior y esta también, he cuestionado la autenticidad de la representación indigenista y su tratamiento dentro de la sociedad.

Estaba preocupado después de leer Huasipungo que me horrorizaría con otra novela andina que me haría perder la poca fe que me queda en la humanidad, pero por desgracia, hasta ahora estoy gratamente sorprendido. Lo que es diferente: en “El mundo” hay una presencia de la mente y el punto de vista de los indígenas como personas clave en la trama, el escenario y el desarrollo del personaje. Nos metemos en los pensamientos del Rosendo, especialmente en la primera parte, donde está reflexionando sobre su vida y experiencias hasta ahora. Y aunque esta novela está escrita por un autor no indígena, todo aparece un poco más sondable; sin embargo, todavía me pregunto lo auténticamente real que es.

7 thoughts on “El mundo es ancho y ajeno —mis pensamientos

  1. Ricardo Garcia

    Me pregunto si para la literatura, sea lo que sea que esto signifique, es importante lo “auténtico”. Es decir, pareciera que narradores como el de “El mundo es ancho y ajeno” conocen sus limitaciones y los fracasos de todo intento “auténtico” de narrar a los indígenas, pero aún así, escriben quinientas páginas sobre ellos… ¿qué piensas?

    Reply
  2. Piero Castelo

    Me parece muy importante tu punto sobre el realismo. Yo creo que eso se debe a que no muchos campesinos sabían escribir. Poniéndonos en su contexto, la persona que causaría más impacto sería una persona caucásica a que un indígena.

    A diferencia de Clorinda que también fue la hija de hacendados, Ciro Alegría fue parte de un movimiento político pro indigenista. Si no me equivoco, fue encarcelado un par de veces y exiliado por sus ideas políticas y sociales. No te parece que el realismo de su historia viene por haber sufrido cierta discriminación y violencia por defender a los campesinos?

    Reply
  3. kathryn houston

    Craig,

    Tú pregunta es algo que me interesa y preocupa mucho. ¿Si alguien realmente ha tenido esa experiencia y puede afirmar que lo que el autor describe es “auténtico”—¿puede esa confirmación/apoyo dar más autenticidad al texto? ¿Puede la representación adecuado solamente venir de la experiencia? Además, hablando de la época—¿es mejor dar una voz a alguien, o un grupo, que no tienen una voz, en vez de no hacerlo?

    Para mí, me cuestiona el valor de leer esos textos hoy en día más que su valor en estar escrita en su época. En ese caso, parece que la gente indígena en los andes todavía enfrentan esos problemas hoy en día, y además, no tenemos documentos escrito por autores indígenas de ese momento. En el canon literaria americana, todavía incluye Uncle Tom’s Cabin, una novela escrita por una escritora blanca, en el perspectivo de un esclavo afroamericano. Ahora, tenemos diarios escritos por esclavos en ese momento, en su propia perspectiva. A mí, pienso que hay más valor en leer el texto que viene del perspectivo auténtico, sin embargo, el otro puede también tener valor (especialmente en su comparación).

    Con los textos que leímos, pueden llamar la atención sobre la falta de representación en eso género. Al fin y al cabo, representar a un grupo que no pueden representar a si mismos, no debe ser un motivo insincero. Pero, también, me hace preguntar en como (o si debemos) cambiar el canon literario (de varias culturas) para incluir las voces reprimidos. También, ¿debemos añadir esas voces, o reemplazar los viejos?

    Reply
  4. dylan harrison

    Craig me gusta lo que dices por los que conocen verdaderomente ser marginalizado y los que piensan que conoce como es. Generalmente es mejor escuchar la gente que la vive para mejor comprender pero lo que es importante en la literatura es que siempre nos dice lo que pienso uno de una sociedad (y una cultura et cetera.) Se puede aprender lo que piensa el que no es marginalizado sobre del marginalizado y este puede ser interestante escuchar lo que cree es la realidad para la gente marginalizada.

    Reply
  5. Jon

    Son buenas preguntas, y no las quiero descartar. Pero dos puntos…

    Primero, ninguna novela es “auténtica.” Por eso el nombre: es nuevo, es una creación, a lo mejor una representación de la realidad. No puede ser “real” en la misma manera. (Aunque a la vez es real quizás en otro sentido; es un objeto que se puede comprar y vender, por ejemplo.)

    Segundo, ¿Qué pasa si una parte de esa “marginación” de que hablas es precisamente el hecho de que una comunidad dada no tiene acceso al sistema de representación? ¿Cómo deben de responder los que sí tienen ese acceso?

    Reply
  6. Sara Ortega

    Hola me gusto mucho tu blog. Yo también tengo este pensamiento sobre la autenticidad dentro de los libros que hemos leído. No creo que puedan ser autentico por varios razones pero me pregunto, ¿si fueran escritos por autores indígenas serían auténticas o no? Todavía pienso que tal vez no porque cada autor determina cómo quieren contar una historia con cierta verdad o no. Al mismo lado cada lector recibe la historia de distinta manera.

    Reply
  7. ximena kuzma mongrut

    Lo que mencionas es muy interesante. Pero creo que incluso dentro del termino indigena hay una generalizacion. Es decir, el termino indigena engloba a muchas comunidades etnicas en diferentes lugares del mundo.Pero ante la literatura y la ley se genralizan las experiencias de estos diferentes grupos para simplicar el “label” a traves de un sufrimiento con una raiz en un sistema colonial. No creo que haya una experiencia autentica y por ello en lo personal encuentro muy dificil tener conclusiones acerca de las experiencias y agendas de grupos minoritarios.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.