El delirio de Turing—mis pensamientos (parte 1)

La primera parte de El delirio de Turing ha capturado completamente mi imaginación. Para empezar, el primer capítulo, así como algunos otros hasta ahora, están escritos desde el punto de vista de la segunda persona. Nunca he leído ficción escrita desde este punto de vista, aunque siempre he tenido curiosidad al respecto. Paz Soldán echa al lector a la trama en lugar de simplemente la pasándole al lector. La acción tiene lugar a nuestro alrededor. Nos guiamos por la vida de Miguel Saénz, vistiendo sus zapatos, siguiendo sus pasos. A diferencia de cómo me sentía leyendo las otras novelas de nuestro término hasta ahora, me siento incluido en ella, como si estuviera en Bolivia y esto me estuviera pasando a mí.

Siento una conexión inmediata con los otros personajes también, con el entorno y el misterio del mensaje codificado. Siento entender más a Miguel porque yo soy Miguel. Entiendo la tristeza que siente por la estasis de su matrimonio (aunque el encanto visitar a una prostituta me elude). Al colocarme en la vida de Miguel, siento sus emociones más plenamente y así me relaciono con la acción de la trama más estrechamente. Me siento facultado para tener emociones mientras leo esto. También me siento como si estuviera más obligado de pasar la página y ver lo que viene a continuación.

El segundo punto de interés para mí es el escenario relativamente moderno de la novela. La piratería cibernética y cosas sobre las computadoras van mucho más allá de mi entendimiento. Sé que es malo, pero eso es todo. Hay algo siniestro que se cierne con el mundo anónimo del hacker. Podrían ser cualquiera de verdad. También me gusta cómo Paz Soldán ha llevado el tropo de las luchas de clases y el colonialismo a una novela moderna. Aunque no ha habido mención (a menos que me lo haya perdido) de los indígenas, la lucha de clases se presenta de la novela. Del mismo modo, las mujeres parecen tener un papel más prominente de la narrativa, y no sólo como putas y objetos sexuales, aunque se asegura de incluir uno para una buena medida. El trato de Miguel a Carla, una prostituta drogadicta, sin embargo, es más tierno y cariñoso de lo que hemos visto en novelas anteriores.

Admito que mi blog está desperdigado más de lo habitual. El capítulo 15 está llamándome…

2 thoughts on “El delirio de Turing—mis pensamientos (parte 1)

  1. Jon

    “Nunca he leído ficción escrita desde este punto de vista.”

    Como mencionó alguien (no me acuerdo quien) te podría interesar La muerte de Artemio Cruz (de Carlos Fuentes), un libro que también pasa entre narraciones en primera, segunda, y tercera persona, con la diferencia de que allí hay un solo protagonista.

    Reply
  2. Ricardo Garcia

    Me gusta el post en general. Por otra parte, yo me preguntaría si esas sensaciones que describes al inicio del post son compartidas por cualquier libro de ficción, o incluso cualquier libro de lo que sea. Es decir, que el libro es siempre un dispositivo virtual, ¿no? Al menos yo lo veo así, ¿qué te parece?

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.