El delirio de Turing—mis pensamientos (parte 2)

Estoy acercando al final de El delirio de Turing, y me figuré que voy a tomar una pausa en mi lectura ahora para hacer mi blog de lo contrario serán las 11 de la noche, acabaré de terminar el libro y no me sentiría a la altura de la escritura.

Una cosa que realmente me llama la atención es el papel desempeñado por la juventud en la narrativa. Sólo puedo relacionar mis pensamientos con mis experiencias en la sociedad canadiense debido a mi exposición limitada a la sociedad latinoamericana. Nunca deja de sorprenderme lo vitales que son realmente los jóvenes en el gran esquema de cosas.

Específicamente lo que me ha traído esto son un par de casos en la novela. En primer lugar, los mensajes en línea: los formularios y acrónimos cortos utilizados para comunicar. Tengo un tiempo suficiente difícil con ellos en inglés, así que tuve que buscar estos en mi copia del libro del lingüista británico, David Crystal, Txtng The gr8 db8 que incluye un glosario de abreviaturas de texto en 11 idiomas diferentes para ayudarme a través. El lenguaje de los mensajes de texto me elude por completo, independientemente de cualquier idioma en el que se encuentra. El mandar de los mensajes de texto como un medio de comunicación es algo que evito a toda cuesta. Pero lo notable que es que las generaciones más jóvenes están remodelando el proceso de comunicación, en algunos casos con una serie de emojis, mezclando léxico de varios idiomas que unen a la comunidad global moderna junto con el lenguaje. Como una persona de GenX, trabajando en su título a la edad de 43 años, escucho nuevas palabras cada día; todavía no tengo ninguna idea cómo usar la palabra ‘lit’ correctamente.

Lo siguiente que me llamó la atención fue la persona que iba a la Cámara Negra en busca de ayuda, Flavia, la hija de Saenz/ el lector. Báez subestima el conocimiento y el poder que tiene Flavia. Creo que esto es un testimonio para la sociedad en su conjunto. Subestimamos por completo el potencial de nuestros jóvenes. Y creemos ciegamente que no pueden ser capaces de tomar decisiones, cuando realmente son sus decisiones las que determinarán nuestro mañana… no las nuestras.

Mis últimos pensamientos antes de reanudar mi lectura son de la importancia del estudio de las lingüísticas y la literatura en tándem. Sin uno, no hay otro. El lenguaje depende de la literatura para hacer uso del léxico, la gramática, la sintaxis, la semántica y la pragmática para que se cuenten los relatos, mientras que la literatura se basa en el tejar creativamente de todos estos aspectos lingüísticos con unos a los otros para crear nuevas ideas, pensamientos y cosas para analizar en clases. Y aunque no es una declaración políticamente correcta que hacer en el Departamento de la FHIS de UBC, creo que es una pena que el lenguaje y la lingüística se pasen por alto a favor de sólo la literatura. Los estudios de lingüísticas, especialmente los estudios de los idiomas extranjeras, son un elemento crítico para entender la literatura de otras culturas y de la comunidad global.

Todavía estoy rumiando en una pregunta para hacerle al señor Paz Soldán, y lo añadiré a mi blog una vez que la haya reducido. Mi pregunto para el señor Paz Soldán: ¿Cuáles eventos y/ o cosas lo inspiran más?

1 thought on “El delirio de Turing—mis pensamientos (parte 2)

  1. Ricardo Garcia

    Esto que dices sobre los mensajes de texto es importante. Lo que también está en juego en los mensajes de texto es que la escritura persiste en su aspecto pragmático. ¿No? Es decir, las formas que se utilizan en los mensajes de texto de los jóvenes simplifican ciertas palabras como “s” por “es” e incluso explican el uso de ciertas formas de escribir, como “ph” que da cierto prestigio al hacker phiber. Entonces, sí, claro, hace falta un cuidadoso análisis morfosintáctico y tal, pero también habría que concentrarse en la parte pragmática, o eso veo yo.

    Reply

Leave a Reply to Ricardo Garcia Cancel reply

Your email address will not be published.