Me llamo Rigoberta Menchú

Me llamo Rigoberta Menchú fue escrito como autobiografía de una mujer indígena y anónima y por compartir las realidades de la guerra civil de Guatemala, y según yo como testimonio de esos horrores de guerra el libro logra este objetivo. Sin embargo, leer esta novela después de tantos años y con tanto debate sobre los méritos objetivos del testimonio, es difícil acercarse a la historia de manera que quería la autora, Elizabeth Burgos. Leer con la meta de nuestro curso en mente (pensando en el significado de ‘la verdad’ y la dificultad en saberlo o escribirlo) la erudición sobre la novela lo hace aún más difícil.

Incluso si los hechos no estén exactamente de acuerdo con el testimonio de Rigoberta Menchú, seguramente no sería injusto sugerir que las atrocidades que describe la novela ocurrieron sin duda, no importa si le pasaron a Menchú o no. Sería imposible discutir la realidad brutal de la guerra civil y los cicatrices que la sociedad guatemalteca todavía se lleva. Una vez escuché Guatemala descrito como “una población entera que vive con el trastorno de estrés postraumático”. Quizás entonces hay que leer la novela con eso en mente: si podría pasar a Rigoberta Menchú podría pasar a cualquier mujer guatemalteca.

A pesar de todo esta forma de testimonio, como Biografía de un cimarrón y La noche de Tlatelolco, funciona mejor cuando la autora (Burgos en este caso) deja el sujeto hablar de sus propias experiencias sin interrupción o censura. Como en esas obras ‘testimonio’ en Me llamo Rigoberta Menchú no necesariamente requiere una búsqueda para una gran verdad, y una presentación sencilla de una sola experiencia puede ser todo lo que necesita hacer.

2 thoughts on “Me llamo Rigoberta Menchú

  1. Rachel Barrera Bahamondes

    Estoy de acuerdo que los atrocidades pasaron a toda la gente en Guatamala pero yo creo que toda voz tiene una historia diferente. Creo que todas historias son importantes de escuchar. Quizás no están escribiendo para buscar la verdad pero una experiencia en que otros podrían simpatizar y aprender.

    Reply
  2. Jon

    En esta primera mitad del libro, ¿cuales son “los hechos [que] no estén exactamente de acuerdo con el testimonio de Rigoberta Menchú”? Me parece que aquí, mayormente, no nos da mucha razón para dudarla, ¿verdad? Sobre todo cuando el enfoque es sobre las costumbres y/o la vida cotidiana.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.